Así concebimos nuestro trabajo y la práctica del ecommerce en El Arte.

01. El cliente es lo primero.

El beneficio es un efecto secundario de hacer un buen trabajo. Y un buen trabajo es hacer lo necesario para conseguir la satisfacción del cliente: resolver sus problemas, mejorar su vida.

El cliente siempre es una persona, con las necesidades y dudas de una persona, y habla con otras personas en nuestra empresa. Hay que tratarle como a una persona.

02. El diseño sirve para vender.

Si no sirve para vender, es inútil.

El diseño inútil está bien para los museos (allí lo llaman «Arte» – aunque no tiene nada que ver con nosotros). El diseño en una empresa tiene un propósito muy definido, que es ayudar a los objetivos – normalmente, vender. Si no lo consigue, o si ni siquiera lo intenta, es inútil.

03. Empezar bien. Una sola vez.

Siempre, en cualquier agencia de diseño web donde pidas consejo, lo primero que te dirán es que tienes que hacer la web de nuevo.

Falso: si la has diseñado bien una vez, siempre se puede recuperar y relanzar. Hay que escoger la solución que sea más efectiva, no hacerla nueva porque sí. Si has hecho bien el primer diseño, es más fácil mantenerlo y mejorarlo, que hacerlo de nuevo.

04. Da igual la plataforma, si se trabaja bien.

Magento, Prestashop o WooCommerce? Internet Explorer o Chrome? Windows o Mac? Beatles o Rolling Stones? No tiene sentido entrar en estas guerras. Cualquier plataforma es adecuada si se trabaja bien. La clave está en cómo se trabaja.

05. Siempre ir un paso más allá.

Si te quedas con la primera versión de la primera solución al primer problema que te planteas, te quedarás con la respuesta más fácil, que nunca es la mejor. Dale siempre una vuelta más, piensa 5 minutos más si se puede mejorar, revísalo una vez más.

06. Si haces lo mismo que tus competidores, sólo serás un imitador.

Si lo único que haces es copiar lo que hacen tus competidores, siempre irás a remolque. Además, ¿cómo sabes si lo que están haciendo les funciona, o si es lo mejor que pueden hacer?

Busca la manera de darle la vuelta, de ser tú el original, el que marca el camino a seguir.-

07. Explicar una historia.

No dejes que tus clientes expliquen su historia sobre tu marca. Dales algo que puedan explicar, algo que puedan vivir.

08. El trabajo no se hace solo.

¿Quién dijo que sería fácil? ¡Que le corten la cabeza!

El trabajo en ecommerce puede ser divertido, estimulante, emocionante… Pero nunca fácil. Quien espere un trabajo fácil, se ha equivocado de carrera.

Hay un momento para celebrar, lamentar, o descansar. En el siguiente hay que ponerse de nuevo a trabajar.

09. Innovar. Constantemente.

La competencia de hoy en día mantiene un ritmo de evolución endiablado. No podemos quedarnos con las herramientas y prácticas de ayer, o quedaremos desfasados.

Las ventajas que conseguimos hoy son transitorias. En el mismo momento de ponerlas en práctica empiezan a envejecer.

10. La competencia sólo te ganará si tú le dejas.

Dejémonos de excusas. Depende de nosotros hacerlo mejor que la competencia. De nadie más.